25/1/14

De los poetas que amo

nada quiero

ni los rostros que tuvieron

ni sus historias malditas

ni los jardines donde

agonizaron sus flores

ni los muertos que portan

en los gestos y en

los confusos surcos

de sus contrariadas frentes.


Nada , salvo algunas

de sus palabras

por ejemplo cuando escriben

amor y precisan

los contornos del abismo

cuando la noche se desploma

y se torna boca ciega

devorando la luminosa

certeza de la Duda